El mejor regalo que puedes hacerte en 2020

Con un nuevo año por delante se abre un abanico casi infinito de posibilidades ante ti. No te pongas límites, sueña y persigue esos sueños, rompe cadenas y vuelve a escuchar a tu niño interior, solo desde la escucha activa vas a poder llevar a cabo todo lo que te propongas. La felicidad está al alcance de tu mano pero muchas veces parece que no ves el modo de alcanzarla porque existen cosas que te impiden hacerlo. Te vamos a contar el secreto para llevar una vida más tranquila, plena y feliz: cuidarte más.

Aleja la culpa y no pienses que es egoísmo, cuidarte, pero cuidarte de verdad, va a suponer un antes y un después en tu vida. No solo va a mejorar tu salud física y mental, también tu entorno se va a ver recompensado por ese cambio en ti. Para comenzar a hacer un autocuidado efectivo te proponemos estas vías:

Sincroniza tus ciclos circadianos

Respetar el ciclo de la luz no solo es lo más natural sino que no hacerlo, por desgracia, va a repercutir en tu salud. Elementos como el día, la noche o las estaciones, hacen que el reloj interno vaya modificándose, pero nuestro ritmo de vida muchas veces no deja que nos ajustemos a estos cambios.

Aunque el ser humano evoluciona con el entono y tiende a adaptarse a las nuevas circunstancias, es cierto que los niveles de estrés han aumentado en los últimos años y eso hace muy difícil respetar ese reloj interno que se mueve con los ciclos de la luz. ¿Por qué es tan importante esto? Porque si se da esa conexión con los ritmos circadianos vas a sentir un mayor equilibrio y vas a poder mantener un mejor estado de salud ya que las funciones metabólicas están conectadas con el ciclo solar.

Escucha a tu cuerpo para poder resincronizar los biorritmos, intenta exponerte a la luz del sol, al menos media hora al día, y evita trasnochar y levantarte tarde y, por favor, olvídate de los dispositivos electrónicos antes de acostarte.

Convierte el ejercicio en rutina

Lo habrás oído millones de veces pero es la pura verdad, el ejercicio físico es la mejor manera de cuidar cuerpo y mente y mantener alejadas muchas enfermedades. No hace falta que seas un gimnasta de élite, puedes ajustar tu energía o tu estilo de vida a uno o varios deportes, desde montar en bici, nadar, jugar al fútbol o hacer pilates, hasta hacer ejercicios de alta intensidad, kick boxing o crossfit. Lo importante, como en todo, es la constancia, y aunque pueda darte pereza hacer ejercicio, una vez que empieces engancha porque te hace sentir un bienestar inmediato, haz la prueba.

Apúntate al realfooding

Este es uno de los mayores regalos que le puedes hacer a tu organismo y a tu salud en general. Eliminar de tu dieta alimentos ultraprocesados, azúcar y grasas trans es un grandísimo paso hacia una vida más sana y longeva. Por comida real queremos decir comida que nada más verla sabes qué es, como por ejemplo las frutas, las verduras, el pollo, el pescado o los frutos secos, alimentos que no vienen envasados sin que sepas exactamente cómo los han preparado, ni con una lista de ingredientes que no sabes muy bien qué son. Si comienzas a comer de forma saludable con menús basados en este tipo de alimentos, vas a notar enseguida grandes cambios en tu cuerpo, no solo a nivel físico, te vas a encontrar muchísimo mejor ¡y con más energía!

Elimina las interferencias de tu sistema nervioso

Si ya has empezado a escuchar a tu cuerpo para resincronizar tu reloj interno, haces ejercicio de manera habitual y comes de manera sana, estás justo en el camino de un cuidado holístico de tu salud ¡enhorabuena!. Un cuidado holístico es aquel que abarca varios frentes y que suman para ayudarte a disfrutar una vida plena, en este sentido otro de los pilares importantes para el cuidado del cuerpo y la mente es el cuidado quiropráctico.

Eliminar las posibles interferencias de tu sistema nervioso va a hacer que tu cuerpo funcione al 100 % de sus posibilidades, un regalo maravilloso que le haces a tu cuerpo y a tu cerebro, que puede comunicarse de una manera mucho más efectiva con el resto del organismo. Visitar a tu quiropráctico de manera periódica, para prevenir síntomas indeseados o corregir alguno de los problemas que pueden derivarse de esas interferencias, es una herramienta más para el cuidado global de tu salud, un sencillo gesto que puede marcar la diferencia y que va a enriquecer tu desarrollo personal favoreciendo un mejor estado de salud.

Aprovecha esta nueva oportunidad que te ofrece la vida para regalarte tiempo de cuidado, todo ese tiempo que inviertes en tu salud va a repercutir en tu entorno y vas a poder compartir un camino en el que el crecimiento, el bienestar y la energía positiva van a ser los protagonistas. Disfruta de estos 365 días saludables que te esperan, disfruta aún más de tu vida.

Comparte esTE POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email