Como ayuda un quiropráctico a reducir hernia discal

¿Cómo ayuda la quiropráctica con las hernias discales?

El disco vertebral cumple varias funciones, una de ellas es de ligamento y amortiguador. Imaginemos que es un pequeño cojín que para poder conservar su forma inicial debe repartir correctamente las presiones en el corazón de su estructura.

Algunas circunstancias en el día a día pueden complicar este correcto reparto, por ejemplo las malas posturas, los microtraumatismos repetidos,los movimientos falsos (rotación demasiado rápida del tronco, como por ejemplo jugar al golf) y los accidentes. Este mal reparto de estas presiones puede acabar en un deterioro y deformación del disco: hablaremos entonces de hernia discal.

¿Cuáles son los riesgos de una hernia discal?

El riesgo más importante es una compresión de la estructura neurológica que lo rodea: la raíz nerviosa, lo que producirá irradiación del dolor, un dolor muy preciso a lo largo del nervio afectado. Hay casos leves, moderados y algunos graves que requerirán de intervención quirúrgica urgente. Sobre todo afecta a personas bastante jóvenes y activas, normalmente de menos de 40 años.

El riesgo más importante es una compresión de la estructura neurológica, que se da sobre todo en los discos de las lumbares L3-L4 L3-L4/L4-L5 y L5-S1.

¿Qué hace el quiropráctico por una persona con hernia discal?

En primer lugar, recuperar la posición de la columna para permitir al paciente recuperar la postura correcta del cuerpo, trabajando en el equilibrio y el tono muscular global. También puede ajustar las zonas clave del cuerpo que permitan equilibrar las descompensaciones de las que hemos hablado:una manipulación vertebral, así como ciertos ejercicios, permitirán un mejor reparto de las presiones y permite así al material excluido recuperar su sitio inicial, disminuir el dolor, y controlar la reacción inflamatoria.

Por lo tanto, la quiropráctica no soluciona una hernia, pero es muy útil para aliviar los síntomas que provoca y mantener estas situaciones de hernias discales con episodios puntuales de dolor, sin necesidad de tener que pasar por una cirugía. El trabajo del quiropráctico es un gran aliado en el campo de la prevención, con o sin episodios anteriores de estas características. ¡No dudes en consultar a tu quiropráctico!

¿Funcionará este tratamiento con mis hernias?

En la salud, cada persona es distinta. Por eso no se puede generalizar. Explícanos brevemente tu caso, y te ayudaremos a elegir un tratamiento adecuado para ti.

Comparte esTE POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email