¿Problemas en tu cadera?

La articulación coxofemoral o cadera es la unión anatómica entre la
pelvis  y el fémur, la división entre los
trenes superior e inferior. Es de las articulaciones más grandes y estables del
cuerpo debido a su indispensable función: La locomoción. La acción conjunta de
sus superficies articulares y el paquete de músculos, cartílagos y ligamentos
que la rodean nos permiten día a día movernos para poder realizar nuestras
actividades.

Los
malos hábitos (falta de movimiento, mala alimentación, malas posturas en
nuestra vida diaria y al dormir, poco descanso, falta de higiene mental debido
al estrés…) son los principales responsables de las enfermedades de
envejecimiento articular, de la famosa degeneración.

Más del
80% de los pacientes que vemos en consulta por dolor de cadera, en su gran
mayoría mujeres; tienen un diagnóstico de degeneración (artrosis de cadera) y
no necesariamente son pacientes de edad avanzada. Siempre se trata de pacientes
agudos, que describen el dolor como algo 
incapacitante y, generalmente, con amplio historial de dolor lumbar.

La
quiropráctica es la profesión encargada de la salud del paciente, a través del
cuidado de la columna vertebral. La herramienta de trabajo es el ajuste,
movimiento rápido, corto y preciso para el movimiento de los segmentos que se
han desalineado (subluxaciones) por tantos años de malos hábitos y que están
ocasionando graves problemas de salud.

En
pacientes con problemas de cadera, el ajuste quiropráctico de pelvis y articulación
coxofemoral  ayuda a recuperar la
movilidad perdida que ocasionó el desgaste de los cartílagos articulares. A
medio-largo plazo  trabaja sobre la
postura del paciente, lo que ayuda a distribuir equitativamente la carga en
ambos miembros inferiores, otro de los grandes problemas de origen de esta
patología.

La prestigiosa revista biomédica revisada por expertos Journal of Manipulative and Physiological
Therapeutics (JMPT)
publicó un artículo sobre los resultados del
tratamiento quiropráctico en pacientes con dolor de cadera y hombro. Estos
pacientes fueron los que lograron una mayor reducción del dolor  (0,32 en escala de dolor) y estuvieron más
satisfechos con el tratamiento recibido y con los resultados obtenidos. Así
mismo,  tuvieron una reducción en el
gasto global de su tratamiento.

Este artículo se escribió en Consejos. Guarda el enlace.
admin